martes, 26 de enero de 2010

Aprendiendo a gestionar los diferentes tipos de personas en una reunión

En mi paseo por la red encontré este artículo de David Gonzáles de Evolución Profesional que me pareció interesante en especial para las personas que tenemos que ver con eventos y tenemos que lidiar con otros seres humanos igual de complicados que nosotros.

Aprendiendo a gestionar los diferentes tipos de personas en una reunión

Cuando trabajamos en grupo siempre existen multiples tipos de personas que pueden acudir a nuestras reuniones. ¿Como lidiar con las personalidades más extremas para que todos se sientan cómodos? Aquí te damos algunos trucos:

Protege al débil, anima al nervioso

Algunas personas están demasiado influenciadas por las personalidades fuertes del grupo, pero tienen ideas para contribuir que pueden ser importantes para el equipo. A menudo, son los mejores oyentes en el grupo. La manera de animarlos es controlar a los miembros más dominantes y tratar de entender sus puntos de vista. Esto se puede hacer de manera no verbal (de la manera menos amenazadora posible), mirándolos de una manera alentadora. Si observas cuidadosamente, verás cuándo tienen algo decir, pero titubean. Cuando veas esto, créales un espacio haciéndoles una pregunta, por ejemplo, “¿usted qué piensa María?”  O “quisiera oír lo que Marcos tiene que decir sobre esto”.


Controlando al dominante

Al dominante a menudo hay que ayudarlo a bajar el ritmo y escuchar a los otros. Simplemente asegúrate de que una vez que éstos hayan opinado, les den el turno a otros; por ejemplo, “Espera un momento Alex, me gustaría oír lo que otros tienen que decir”.
Otra manera de bajarles el ritmo es pedirles que prueben su comprensión de lo que han dicho otras personas. La clave con las personas dominantes es no intentar competir con ellas. Atente a los hechos y cuestiónalos, pero no permitas que la discusión se convierta en una batalla de genios y voluntades (esto aterrorizará al débil y al nervioso y los hundirá aún más en sus caparazones).


Desarmar al agresivo

Hay dos clases de comportamiento agresivo. Una surge de la frustración que sienten las personas cuando están genuinamente comprometidas con algo, pero se bloquean sus esfuerzos. La otra es el cambio del foco de culpa de ellos hacia los otros, cuando se sienten incompetentes o que han fallado en lo que han hecho. 

Una cosa importante sobre la primera forma de agresividad, es que por lo menos estas personas están comprometidas y se sienten apasionadas sobre algo. Mantén las preguntas que reflejan la sensación hasta que estés seguro de que has encontrado aquello con lo que el individuo se encuentra comprometido. A menudo, el sólo hecho de demostrar entendimiento es tan poderoso en la confirmación del individuo, que estará dispuesto a solucionar el problema en vez de continuar con la agresión.

El segundo tipo de agresión es más difícil, porque a menudo está basado en el hecho de quedar bien a costa de los otros. El estar por un rato en silencio a menudo le permite a la persona desahogarse. La comprobación de los hechos en las declaraciones de otra persona de una manera fría y gentil funciona también. Pero nunca dejes que esto te haga parecer sumiso, porque entonces la cólera ha valido la pena y se repetirá (recuerda que empatía no es simpatía o sumisión). 

Controlar a los cínicos, a los que se explayan y a los bromistas

El cínico es el más perjudicial porque puede crear fácilmente una sensación de desesperación en los otros. Estas personas no saben qué hacer y distraen al grupo. Los bromistas, aunque a menudo sólo consiguen una atención superficial, pueden aliviar la tensión en la reunión por momentos. 

A largo plazo hay que controlar este tipo de comportamientos porque representan un desafío a tu liderazgo. Aquí es donde son más valiosas las reglas para regular el comportamiento del grupo previamente acordadas. Al señalar la falta de alineación entre lo que se ha convenido y lo que está pasando, ejerces una presión de grupo sobre esos individuos para que se comporten adecuadamente. Si todo lo demás falla, pídeles que se retiren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son siempre importante